¡De vuelta al trono! El Sant Antoni domina la cancha y recupera la corona

0
576

¿Te imaginas estar en el corazón de la acción, donde el sudor, la pasión y el baloncesto se fusionan para crear historias épicas? Bienvenido a la crónica de una jornada que ha vuelto a poner el mapa baloncestístico patas arriba. Hablamos del Class Bàsquet Sant Antoni, ese equipo que, jornada tras jornada, nos recuerda por qué el baloncesto es mucho más que un juego.

Ahí estaban, en su feudo de Sa Pedrera, con el público enloquecido, listos para enfrentarse al Maderas Sorlí Benicarló. ¿Quién dijo presión? Para estos gladiadores, era otra oportunidad de demostrar su valía. Y vaya si lo hicieron, con un marcador que terminó 79-64 a su favor. Pero, ¿cómo se cocinó esta victoria?

Desde el primer salto al aire, el partido prometía electricidad pura. Arrancó con un pulso igualado, 19-19 al final del primer cuarto. ¿Pero qué sería del baloncesto sin esos giros inesperados? El Benicarló, con su juego de más a menos, parecía tener la sartén por el mango, pero nuestros héroes locales no estaban dispuestos a ceder tan fácilmente.

David Barrio, el estratega detrás del banquillo ibicenco, supo mover sus fichas magistralmente. Y es que tener en tus filas a un director de orquesta como De la Rúa, que se despachó con 22 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias, es todo un lujo. ¿Cómo no ilusionarse con semejante maestro en la cancha? Apoyado por Uclés y Da Silva, con 14 puntos cada uno, el Sant Antoni mostró que tiene madera, y nunca mejor dicho, para ser campeón.

Pero hablemos de los visitantes. Aunque Libroia, su playmaker, no tuvo su mejor día, y Alejandro Rivas se erigió como el máximo anotador con 16 puntos, no fue suficiente para detener a un Sant Antoni decidido a devolverle la moneda al Benicarló.

Y mientras el tercer cuarto veía al Benicarló acercarse peligrosamente, el Sant Antoni, lejos de flaquear, se apoyaba en su afición y en jugadas clave para mantener la ventaja. Y entonces llegó el golpe final, ese último cuarto donde los locales no solo sellaron la victoria, sino que, gracias a la caída del Cartagena ante el Santfeliuenc, se catapultaron de nuevo al liderato del grupo Este. ¿Puede haber algo más emocionante?

Esta victoria no es solo un número más en la tabla. Es la confirmación de que el Sant Antoni no solo sueña grande, sino que tiene con qué respaldar esos sueños. Con cinco “finales” por delante, el equipo tiene su destino en sus manos. Y, ¿quién sabe? Quizás este sea el año en que el ascenso se convierta en una realidad tangible.

En medio de la celebración, no podemos olvidar a Rafa Casanova, que volvió a pisar la cancha, y a Álex Llorca, ausente por lesión, pero seguro presente en espíritu.

Así que, ¿estás listo para seguir vibrando con el Sant Antoni? Porque esto más que baloncesto, es una historia de perseverancia, talento y pasión. Y nosotros, desde la grada o frente a la pantalla, somos testigos privilegiados de esta aventura. ¿Te lo vas a perder? ¡Claro que no! La emoción apenas comienza.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.