De mal en peor. El Portmany certifica el descenso y la UD Ibiza se asoma al abismo

0
748

Víctor M. Victoria Fin de semana nefasto para los equipos ibicencos que compiten en la Liga Nacional juvenil, en una temporada que va camino de convertirse en trágica para los intereses de las Pitiusas. El Portmany certificó su descenso de categoría después de perder en el feudo del Poblense (2-0), mientras la UD Ibiza se complica sobremanera la permanencia después de caer derrotado en casa contra el líder Atlético Baleares (1-3). El colista Formentera, que ya consumó su regreso a la Regional semanas atrás, volvió a ser goleado con la casaca de foráneo en el feudo del San Francisco B (6-1).

El equipo de San Antonio no pudo plantar cara ante un rival directo en la pelea por sobrevivir, y que se impuso en el Municipal de Sa Pobla con los tantos de Miquel Quetglas (19’) y Josep Rettich (91’). De esta forma, la entidad rojilla remata un curso para el olvido, que empezó de manera muy negativa sin apenas triunfos, y que sólo cambió a dinámica positiva con la llegada de Iván Granados al banquillo. Pero la tardía reacción no ha sido finalmente suficiente, y el Portmany competirá la próxima temporada de nuevo en categoría preferente. El siguiente compromiso contra La Salle ha perdido toda trascendencia, pero se buscará despedir la temporada con dignidad.

La UD Ibiza tampoco pudo plantear batalla ante el potente líder de la categoría, el Atlético Baleares, que salió muy enchufado al tapete de Can Cantó y sentenció el duelo en una primera parte muy efectiva con goles de Yeison Salazar (21’), Kiker Silva (28’) y Christofer Bohmer (36’). En el segundo acto, los celestes buscaron algún atisbo de esperanza, pero el tanto de Joan Cubero (80’) no cristalizó en una mayor reacción y solo sirvió para maquillar un poco el resultado. El conjunto que dirige Manu Tarrazo cae a la decimocuarta posición de la tabla con 36 puntos, y ahora mismo también perdería la categoría por los equipos que descienden de la División de Honor juvenil: Platges de Calvià, Constància y tal vez San Francisco. A falta de tres jornadas por disputar, la salvación se sitúa tres puntos por encima, y el exigente partido contra el Manacor como visitante se convierte en una final con mayúsculas.

Finalmente, el Formentera sufrió otra derrota contundente como foráneo, en una tónica generalizada a lo largo de todo el curso. Hasta en seis ocasiones besó el San Francisco B la malla rojinegra, con goles firmados por Christian Alemany (6’ y 36’), y Jordi Bosch (53’, 67’, 75’, 90’), el gran protagonista del duelo. El único tanto visitante llevó la firma de Adrián (25’) y supuso el empate, pero resultó estéril porque su equipo acabó desfigurado en el segundo tiempo. El equipo que dirige Christian Núñez continúa enclavado en el farolillo rojo de la categoría con solo ocho puntos en su casillero, y en el próximo partido en Sant Francesc, donde compite con mucho mejor rendimiento, recibirá a la Penya Arrabal.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.