El Sant Antoni se queda a un paso de la victoria en el derbi balear

0
382

En una noche donde la pasión y el espíritu competitivo se palpaban en el ambiente del Pabellón de Sa Pedrera, el Class Bàsquet Sant Antoni vio cómo se le escapaba de entre los dedos una victoria crucial en el derbi balear contra el Fibwi Palma, con un marcador final de 65-68. Este partido, que prometía ser una dura batalla por el orgullo insular, no defraudó a los aficionados que se dieron cita, viviendo una montaña rusa de emociones que, desafortunadamente para el conjunto local, terminó en desazón.

Desde el inicio, el equipo de Sant Antoni no pareció encontrar su ritmo. La primera mitad fue una pesadilla para los locales, que terminaron los dos primeros cuartos con una desventaja de 21 puntos, fruto de una actuación muy por debajo de lo esperado y un marcador parcial de 17-38. La falta de acierto en tiros de campo, unida a una defensa poco sólida, parecía sentenciar el juego desde temprano para los de Portmany, que no lograban conectar con la canasta de manera efectiva.

Sin embargo, tras el descanso, se presenció una transformación radical en el equipo dirigido por David Barrio. Con un espíritu renovado y una defensa férrea, el Sant Antoni comenzó a esculpir lo que parecía ser una remontada histórica. El tercer cuarto finalizó 42-56, devolviendo la esperanza a los aficionados locales que empezaban a creer en el milagro.

El último cuarto fue un auténtico espectáculo de tenacidad y lucha. Jordi Grimau, a pesar de no estar físicamente al 100%, se erigió como el líder que su equipo necesitaba, anotando once puntos consecutivos que acercaron peligrosamente al Sant Antoni a solo cuatro puntos del empate. Pero el Fibwi Palma, lejos de desmoronarse, mantuvo la cabeza fría en los momentos clave, logrando mantener a raya a los locales hasta el final.

A pesar de disponer de dos triples en los últimos segundos para forzar la prórroga, el destino fue cruel con el Sant Antoni, que vio cómo ambos lanzamientos no encontraban su objetivo. La afición, que había jugado su papel alentando sin cesar, se sumió en un silencio sepulcral, contemplando cómo el triunfo se esfumaba en un abrir y cerrar de ojos.

Este duro golpe supone la segunda derrota consecutiva para el Sant Antoni, que aunque mantiene la segunda posición de la tabla, ve cómo se alejan sus posibilidades de alcanzar el liderato, actualmente en manos de un Odilo Cartagena más sólido. Con solo tres partidos restantes para el final de la fase regular, el equipo ibicenco deberá reagruparse y enfocarse en asegurar su posición, mientras que el Fibwi Palma celebra una victoria que, sin duda, será recordada por su dramatismo y tensión hasta el último segundo.

El encuentro concluyó con un merecido homenaje a Javi Medori, un icono del baloncesto ibicenco que el año pasado colgó las botas, cerrando así una noche emotiva, marcada por la pasión por el baloncesto y el reconocimiento a las trayectorias deportivas de leyenda.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.