Toni Roig, presidente del Formentera, lamenta los incidentes en el partido contra el Luchador y promete acciones concretas

0
981

En el reciente encuentro que tuvo lugar el pasado domingo en Sant Antoni y que enfrentó al Formentera contra el Luchador, se desencadenaron eventos que han provocado una oleada de decepción y tristeza en la comunidad deportiva, particularmente entre los miembros y aficionados del club rojinegro. Toni Roig Paia, presidente de la entidad formenterense, ha expresado su profunda consternación ante los sucesos acontecidos durante el partido, destacando la involucración de Adam Ferrer, entrenador de la cantera de la sociedad deportiva y figura política local por GxF en la oposición.

Los incidentes, que comenzaron en el minuto 90 del encuentro, involucraron inicialmente a un jugador del Luchador y al delegado del Formentera, quienes, tras el altercado, procedieron a disculparse. Sin embargo, la situación escaló cuando Ferrer irrumpió en el campo de juego, un acto que Paia describe como una pérdida de compostura inexplicable por parte de Ferrer, motivada por ver a su padre inmerso en el conflicto.

El presidente del Formentera ha sido claro en su condena a los actos de violencia verbal y física que se suscitaron, subrayando que el comportamiento de Ferrer es antitético a los valores que promueve el club. En respuesta, se ha iniciado un expediente para esclarecer las acciones de Ferrer, reafirmando el compromiso del club con la tolerancia cero frente a este tipo de conductas.

A pesar de los años de servicio de Ferrer al club y su estimada reputación en la comunidad, tanto por su labor en el ámbito educativo como en el futbolístico, Paia insiste en que no habrá excepciones en el tratamiento de este caso. El presidente también ha optado por no comentar sobre el comunicado emitido por el Luchador, pero reitera el mensaje de repudio a la violencia en todas sus formas.

Adam Ferrer, por su parte, ha emitido una disculpa pública a través de un vídeo, lamentando su comportamiento al final del partido y buscando apaciguar las tensiones surgidas a raíz del incidente. Este suceso ha marcado un momento de reflexión dentro de la comunidad deportiva de Formentera, poniendo en relieve la importancia de mantener los valores de respeto y deportividad dentro y fuera del campo de juego.

Fuente: Diario de Ibiza

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.