¡Frenazo!

0
574

Víctor M. Victoria El Portmany regresó de vacío de su visita al feudo de un San Francisco enrachado, donde cayó derrotado por un claro 3-0, resultado que frena en seco una excelente dinámica de cuatro victorias consecutivas en la Liga Nacional juvenil. El equipo de San Antonio no salió con la intensidad necesaria en el duelo disputado en Son Fuster, y pagó caro el acierto rematador de un hombre, Marc Hidalgo, autor de los tres tantos del partido (25’, 43’ y 45’). Especialmente dolorosos fueron los dos últimos goles, justo antes del descanso, que supusieron una losa para el conjunto de Juan José López Gordillo en el segundo acto. Por más que lo intentaron, los rojillos no vieron portería y el resultado no se movió en el segundo tiempo, quedándose los tres puntos en casa. Con este resultado, ambos equipos modifican sus posiciones en la tabla, con el Portmany ahora sexto con 47 puntos y la mente ya puesta en el próximo partido ante la UD Ibiza, en un derbi ibicenco de altos vueltos.

Mejor suerte corrió el equipo celeste, que se hizo fuerte en su feudo y fue capaz de doblegar a la Penya Ciutadella de Menorca por 3-1. El conjunto que entrena Manuel Tarrazo puso la directa desde el comienzo y muy pronto vio portería por medio de Toni Riera (3’), que dibujó una sonrisa en el banquillo local. Sergio Chazarra, en la recta final del primer acto (36’), puso más ventaja de por medio, y la resolución final llegó con el tanto de Andrés Palacios (50’), que dejó la cita vista para sentencia con su séptimo gol de la temporada. Los menorquines recortaron diferencias con el tanto de Francesc Pons (57’), pero todos sus esfuerzos por igualar la contienda resultaron en vano y finalmente los tres puntos de quedaron en Can Cantó. Con este nuevo éxito, los ibicencos quedan octavos con 39 unidades en su haber y con la moral alta para el citado derbi en San Antonio del próximo fin de semana.

Peor resultado cosechó la Peña Deportiva, que cayó derrotada en su feudo contra un rival directo, el Poblense, por un ajustado 1-2. El equipo que entrena Edu Amoedo sufrió un mal arranque de cita, y no fue capaz de reponerse tras remar a contracorriente. En apenas cuatro minutos, el conjunto mallorquín vio portería dos veces, por medio de Iván Ojeda (15’) y Joan Soberats (19’), este último desde los once metros, acciones que pusieron muy cuesta arriba el duelo para los locales. Tras el descanso, Brandon Martínez pudo recortar distancias (55’), pero los peñistas no volvieron a ver portería, por más que lo intentaron, y al final se fueron de vacío en la trascendental cita. Ahora, el equipo de Villa del Río queda en una situación comprometida, pues continúa antepenúltimo, en puestos de descenso, con 15 puntos en su casillero, y el Poblense se distancia. La línea roja la marca la Penya Ciutadella, con ocho puntos más, por lo que el próximo partido ante el Atlético Rafal, penúltimo, se antoja del todo decisivo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.