Baptiste Reynet, el portero con corazón de oro: Una día mágico en el Lycée Français de Eivissa

0
623

En una tarde repleta de risas, anécdotas y balones imaginarios, el famoso portero de la UD Ibiza, Baptiste Reynet, dejó de lado los guantes de fútbol para abrazar una jornada inolvidable junto a más de cincuenta escolares del Lycée Français de Eivissa. Con la misma destreza con la que defiende su portería, Baptiste supo atrapar la atención y el cariño de todos los presentes, demostrando que no solo es un gigante en la cancha, sino también fuera de ella.

Durante más de una hora, este guardián de los tres palos compartió historias de sus hazañas en la Ligue 1, esa etapa de su carrera que aún brilla con fuerza en su memoria. Pero no todo fue fútbol; el portero también se abrió sobre su experiencia personal, contando cómo ha sido su adaptación a la vibrante vida de Eivissa, una isla que ya empieza a sentir como su hogar. Y si algo dejó claro, es que está decidido a conquistar el idioma español tanto como conquista balones en el aire.

Los jóvenes, entusiasmados, no dejaron pasar la oportunidad de hacer preguntas, explorando desde los rincones más técnicos de su profesión hasta los más íntimos de su vida cotidiana. Baptiste, con la paciencia y el cariño de quien reconoce la importancia de esos momentos, respondió a cada curiosidad, forjando un vínculo inquebrantable con su joven audiencia.

Como si fuera poco, el encuentro tuvo un final de película: Baptiste obsequió a los niños y niñas entradas para el próximo partido en el Palladium Can Misses, una promesa de emoción y fútbol que iluminó los rostros de todos los presentes.

Esta visita no es un hecho aislado. Forma parte del proyecto #UDIbizaSolidari, una iniciativa de la UD Ibiza que busca estrechar lazos con la comunidad insular. A través de estas acciones, el club no solo pretende dar a conocer a sus estrellas en un ámbito más humano y cercano, sino también reforzar ese sentimiento de pertenencia que hace de un equipo algo mucho más grande: una familia.

La tarde con Baptiste Reynet en el Lycée Français de Eivissa no solo dejó un recuerdo imborrable en el corazón de los jóvenes, sino que también reafirmó el compromiso del fútbol con sus raíces comunitarias. Un golazo de solidaridad y cercanía que, sin duda, cuenta tanto dentro como fuera del campo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.