1-1. Empate con sabor a dejà vu: El CD Ibiza y el triple enredo hacia el ascenso

0
833

El fútbol tiene esa magia, ese no sé qué que te engancha hasta el último minuto, esa capacidad de poner todo patas arriba cuando menos te lo esperas. Y si no, que le pregunten al CD Ibiza, que por tercera vez consecutiva, se ha visto con el corazón en un puño, cerrando el partido con un empate que sabe a poco, mucho menos a gloria. El 1-1 frente al Llosetense ha sido un golpe bajo en sus aspiraciones de distanciarse como líder indiscutible del grupo, convirtiendo el camino al ascenso en un verdadero “thriller” futbolístico.

El duelo en campo ajeno prometía ser un espectáculo, un enfrentamiento de titanes en el que el Cedé, comandado por Raúl Casañ, buscaba dejar atrás el bache de las últimas jornadas. El gol tempranero de Bengoechea, en el minuto 17, hacía presagiar una jornada gloriosa para los ibicencos. Pero el fútbol, ese drama en dos actos, tenía reservado un giro en su guión. Charles, del Llosetense, encontró el momento justo para igualar la balanza en el minuto 73, un jarro de agua fría para las aspiraciones visitantes.

Así, con este empate, el CD Ibiza ve cómo sus perseguidores, el Mallorca B y el Poblense, se acercan peligrosamente, poniendo la clasificación al rojo vivo. Ahora, con tan solo cinco puntos de diferencia y seis jornadas por delante, el equipo de Casañ no puede permitirse el lujo de bajar la guardia. Cada partido, cada minuto, cada segundo cuenta. La tensión es palpable; el ascenso está en juego y el margen de error, más reducido que nunca.

Pero no solo el CD Ibiza vive en un constante vaivén de emociones. El Portmany, otro de los contendientes de la liga, también ha visto cómo el empate se convertía en el protagonista indiscutible de su último encuentro contra el Arenal. Un 0-0 que, aunque mantiene la esperanza, también suma incertidumbre a una competición que está que arde.

En este escenario, donde la presión y la ilusión se dan la mano, queda claro que el ascenso a Segunda RFEF de manera directa es todavía una moneda al aire. La pregunta del millón es: ¿podrá el CD Ibiza retomar el rumbo y sellar su destino como campeón? O, por el contrario, ¿seremos testigos de uno de esos giros dramáticos que solo el fútbol sabe ofrecer? Lo único seguro es que nos esperan seis jornadas de infarto, llenas de pasión, estrategia y, cómo no, de ese fútbol en estado puro que tanto nos gusta.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.