@Noudiari/ La Peña ha logrado ante el Campos su primer triunfo en la Liga, 1 a 0, en un partido malo. Vence pero no convence de momento el conjunto de Santa Eulària. No era el día de hacer un gran partido, sino de estrenar el casillero de victorias después de que el partido ganado ante el Esporles se le diera por perdido a los de Santa Eulària por alineación indebida.

Si el fin justifica los medios, la Peña tiene toda la bula que necesite mientras halla el sistema, la forma y el camino del que debe ser su patrón de juego, pero hasta la fecha no muestra indicios de tener claro lo que busca sobre el campo. Aunque al entrenador, Dani Mori, le gustara el primer tiempo de su equipo ante el Campos, como dijo tras el envite, lo cierto es que en la grada no sucedió lo mismo.

La Peña cargó prácticamente todo su juego de ataque sobre el costado izquierdo en el primer tiempo, desde donde se repetía hasta la saciedad la misma jugada: llegada a la mitad de la parcela del rival y centro al flanco opuesto en busca de Winde, que hasta que no cambió de banda prácticamente ni la olió. Pando conectó poco con el esférico y cuando eso sucede la Peña se atasca, se nubla y las referencias son los laterales, algo que va en perjuicio del juego, como así se vio.
45 minutos, dos ocasiones

El Campos esperaba atrás, con lo que la Peña, aunque no estaba haciendo un gran partido, se sentía relativamente cómoda. A los seis minutos Camps tuvo en sus botas una gran ocasión que marró y hasta el 45 no volvió a darse ninguna clara oportunidad de gol, salvo un tiro a las nubes de José Luis. Al filo del descanso llegaría el tanto que a la postre sería definitivo. Balón centrado por Camps al área de libre directo y cabezazo de Winde, inmenso en el salto, al fondo de las mallas.

Tras la reanudación, los de casa, con bajas importantes en sus filas, fueron a menos atenazados, tal vez, por la necesidad de sumar los tres puntos. Jugar con miedo o exceso de respeto no es bueno, por eso era imprescindible que la Peña se adjudicara la victoria y saliera de la retaguardia de la clasificación para alivio anímico solo que fuera. Verse en la parte baja produce siempre un efecto negativo en el jugador, crea dudas, encoge la pierna e impide estar centrado en lo importante, en el juego, el partido…

Como en partidos anteriores, la Peña no mataba el partido, no metía el segundo gol ni ponía tierra de por medio con respecto a un rival ramplón en la comparación, con centímetros y músculo en la zona ancha pero escasas dosis de calidad en el pase. Al final acabó ganando la Peña por uno como pudo hacerlo por alguno más o haber cedido un empate en alguno de los balones centrados al área por el adversario tanto en acciones a balón parado o a la desesperada.

Sigue en construcción la Peña, que si bien tiene aún margen de mejora y tiempo necesita sacar adelante partidos ante equipos inferiores sobre el papel para conectar cuanto antes con el grupo de vanguardia y sentirse en su sitio para despejar cualquier tipo de duda.

– Ficha técnica:
1.- Peña Deportiva: Torres, Moha, Raúl Gómez, Carlos Tomás, Borja Navarro, José Luis, Sergi Mut (Cristian, min. 73), Clverías (Nil, min. 83), David Camps (Rubo, min. 57), Pando y Winde.
0.- Campos: Tolo, Colau, Merca, Roig (Álex, min. 53), Carlos, Jordi, Ramón, Roca (Marc, min. 73), Bardo, Juanca (Toni Ginard, min. 53) y Raúl.
Gol: 1-0. Minuto 45. Winde cabece a gol un libre directo botado por David Camps.
Árbitro: Joan Josep Creus. Mostró amarilla a los locales Carlos Tomás, David Camps y Pando y a los visitantes Carlos y Juanca. Pasó prácticamente desapercibido, lo mejor que puede pasarle a un colegiado.
Incidencias: Unas 200 personas en el campo municipal de deportes de Santa Eulària para presenciar el encuentro de la quinta jornada de la Liga balear de Trecera División entre la Peña y el Campos. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio por la muerte de Julián Ronda, técnico del Alaró.

1-0. La Peña vence pero no convence

@Noudiari/ La Peña ha logrado ante el Campos su primer triunfo en la Liga, 1 a 0, en un partido malo. Vence pero no convence de momento el conjunto de Santa Eulària. No era el día de hacer un gran partido, sino de estrenar el casillero de victorias después de que el partido ganado ante el Esporles se le diera por perdido a los de Santa Eulària por alineación indebida. Si el fin justifica los medios, la Peña tiene toda la bula que necesite mientras halla el sistema, la forma y el camino del que debe ser su patrón de juego, pero hasta la fecha no muestra indicios de tener claro lo que busca sobre el campo. Aunque al entrenador, Dani Mori, le gustara el primer tiempo de su equipo ante el Campos, como dijo tras el envite, lo cierto es que en la grada no sucedió lo mismo. La Peña cargó prácticamente todo su juego de ataque sobre el costado izquierdo en el primer tiempo, desde donde se repetía hasta la saciedad la misma jugada: llegada a la mitad de la parcela del rival y centro al flanco opuesto en busca de Winde, que hasta que no cambió de banda prácticamente ni la olió. Pando conectó poco con el esférico y cuando eso sucede la Peña se atasca, se nubla y las referencias son los laterales, algo que va en perjuicio del juego, como así se vio. 45 minutos, dos ocasiones El Campos esperaba atrás, con lo que la Peña, aunque no estaba haciendo un gran partido, se sentía relativamente cómoda. A los seis minutos Camps tuvo en sus botas una gran ocasión que marró y hasta el 45 no volvió a darse ninguna clara oportunidad de gol, salvo un tiro a las nubes de José Luis. Al filo del descanso llegaría el tanto que a la postre sería definitivo. Balón centrado por Camps al área de libre directo y cabezazo de Winde, inmenso en el salto, al fondo de las mallas. Tras la reanudación, los de casa, con bajas importantes en sus filas, fueron a menos atenazados, tal vez, por la necesidad de sumar los tres puntos. Jugar con miedo o exceso de respeto no es bueno, por eso era imprescindible que la Peña se adjudicara la victoria y saliera de la retaguardia de la clasificación para alivio anímico solo que fuera. Verse en la parte baja produce siempre un efecto negativo en el jugador, crea dudas, encoge la pierna e impide estar centrado en lo importante, en el juego, el partido… Como en partidos anteriores, la Peña no mataba el partido, no metía el segundo gol ni ponía tierra de por medio con respecto a un rival ramplón en la comparación, con centímetros y músculo en la zona ancha pero escasas dosis de calidad en el pase. Al final acabó ganando la Peña por uno como pudo hacerlo por alguno más o haber cedido un empate en alguno de los balones centrados al área por el adversario tanto en acciones a balón parado o a la desesperada. Sigue en construcción la Peña, que si bien tiene aún margen de mejora y tiempo necesita sacar adelante partidos ante equipos inferiores sobre el papel para conectar cuanto antes con el grupo de vanguardia y sentirse en su sitio para despejar cualquier tipo de duda. – Ficha técnica: 1.- Peña Deportiva: Torres, Moha, Raúl Gómez, Carlos Tomás, Borja Navarro, José Luis, Sergi Mut (Cristian, min. 73), Clverías (Nil, min. 83), David Camps (Rubo, min. 57), Pando y Winde. 0.- Campos: Tolo, Colau, Merca, Roig (Álex, min. 53), Carlos, Jordi, Ramón, Roca (Marc, min. 73), Bardo, Juanca (Toni Ginard, min. 53) y Raúl. Gol: 1-0. Minuto 45. Winde cabece a gol un libre directo botado por David Camps. Árbitro: Joan Josep Creus. Mostró amarilla a los locales Carlos Tomás, David Camps y Pando y a los visitantes Carlos y Juanca. Pasó prácticamente desapercibido, lo mejor que puede pasarle a un colegiado. Incidencias: Unas 200 personas en el campo municipal de deportes de Santa Eulària para presenciar el encuentro de la quinta jornada de la Liga balear de Trecera División entre la Peña y el Campos. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio por la muerte de Julián Ronda, técnico del Alaró.

2 Comentarios

Dejar respuesta