Suma y sigue del Ibiza, que esta tarde ha derrotado por la mínima al Son Cladera en un partido sin florituras, donde ha tenido que picar mucha piedra para llevarse los tres puntos en disputa y seguir, una jornada más, en lo más alto de la clasificación. El plantel de Toni Amor ha sabido ponerse el mono de trabajo y sudar para superar a un rival aguerrido que se adelantó en el marcador en el minuto 5 gracias a un chicharro de Matas.

No obstante, la alegría del conjunto mallorquín duró nada y menos, ya que Liñán, en el 13, logró el tanto de la igualada de cabeza tras el saque de una falta botada por Gámiz desde campo propio para enmendar la poca intensidad defensiva del arranque. El Ibiza no tardó en ponerse las pilas y buscó la portería rival durante todo el primer tiempo, pero adoleció de la chispa en ataque de otras tardes en un terreno de juego de reducidas dimensiones y en donde generar buen fútbol se antoja complicado.

Aún así, el cuadro ibicenco generó ocasiones de gol, pero no supo materializarlas. Finalmente, la ambición e insistencia de los unionistas dio sus frutos y en el minuto 78 encontraron de nuevo la red de la portería del Son Cladera. El máximo goleador, Cirio, volvió a demostrar su pegada y fusiló al portero local tras un pase de Mateu para dar un nuevo triunfo a un Ibiza que también sabe currar sobre el verde cuando lo ocasión lo merece.

1-2. El Ibiza se lo curra

Suma y sigue del Ibiza, que esta tarde ha derrotado por la mínima al Son Cladera en un partido sin florituras, donde ha tenido que picar mucha piedra para llevarse los tres puntos en disputa y seguir, una jornada más, en lo más alto de la clasificación. El plantel de Toni Amor ha sabido ponerse el mono de trabajo y sudar para superar a un rival aguerrido que se adelantó en el marcador en el minuto 5 gracias a un chicharro de Matas. No obstante, la alegría del conjunto mallorquín duró nada y menos, ya que Liñán, en el 13, logró el tanto de la igualada de cabeza tras el saque de una falta botada por Gámiz desde campo propio para enmendar la poca intensidad defensiva del arranque. El Ibiza no tardó en ponerse las pilas y buscó la portería rival durante todo el primer tiempo, pero adoleció de la chispa en ataque de otras tardes en un terreno de juego de reducidas dimensiones y en donde generar buen fútbol se antoja complicado. Aún así, el cuadro ibicenco generó ocasiones de gol, pero no supo materializarlas. Finalmente, la ambición e insistencia de los unionistas dio sus frutos y en el minuto 78 encontraron de nuevo la red de la portería del Son Cladera. El máximo goleador, Cirio, volvió a demostrar su pegada y fusiló al portero local tras un pase de Mateu para dar un nuevo triunfo a un Ibiza que también sabe currar sobre el verde cuando lo ocasión lo merece.

No hay comentarios

Dejar respuesta