Perdió el Formentera el primer asalto de los 1/8 de final de la Copa del Rey frente al Alavés, pero cayó de pie, con honor, dando la cara hasta el final y, pese a lo complicado de la empresa, sueña con repetir la gesta de San Mamés en el partido de vuelta. El conjunto de Tito García Sanjuán volvió a vivir una noche mágica copera, pese al adverso resultado y regaló a la afición casta y pundonor a raudales, además del histórico gol de Javi Rosa en el 57, que supuso el empate a un gol. No obstante, el joven delantero Demirovic, con su doblete (m. 35 y m. 69) y Munir, con un gran gol en el 80, se encargaron de frustrar las ilusiones de los rojinegros para dar ventaja al cuadro de Abelardo en una eliminatoria que se decidirá el próximo día 10 en Mendizorroza.

Guillem Romaní/noudiari.es El Alavés ha encarrilado la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey al ganar al Formentera a domicilio por 1 a 3 en un partido muy igualado y en el que la mayor pegada y definición del equipo vasco ha resultado clave para la victoria. La continuidad del Formentera en la competición del k.o., por tanto, se pone muy cuesta arriba, aunque su papel en la misma está siendo excepcional.

El Alavés arrancó el partido mandado en el campo, como no podía ser de otra manera. Tenía el balón y se sentía cómodo, aunque la posesión no se traducía en ocasiones de gol sobre la portería del cuadro local, al menos en la primera media hora.

Con el paso de los minutos, sin embargo, las llegadas del conjunto del Pitu Abelardo fueron ganando peligrosidad. Wakaso lo intentaba por banda izquierda y sus pases al área eran un quebradero de cabeza para la zaga formenternse, aunque Javi Rosa, providencial, interceptaba una y otra vez, el último centro.

El Alavés desequilibró la balanza en el minuto 35 de partido, con un buen centro de Víctor López desde la derecha que encontró la cabeza de Demirovic, que no perdonaba y marcaba por toda la escuadra el primer tanto del partido.

Con el marcador a favor, el equipo vasco optó por contemporizar el juego y empezó a tocar el balón en la zona ancha sin mirar con tanta necesidad hacia la portería contraria. Casi al final del primer tiempo, se llevó un susto en un balón rematado por Gabri al palo izquierdo del meta tras una buena jugada de Riera por banda izquierda.

El marcador, no obstante, no se movería antes del descanso y los visitantes se marchaban a los vestuarios con 0-1. Tras la reanudación,. el Formentera dejó claro desde muy pronto que no iba a renunciar al partido ni a entregar la eliminatoria antes de tiempo.

Así, Javi Rosa, en el minuto 56, remataba a la perfección un córner que se colaba picado en la portería del Alavés y situaba el empate en el luminoso del campo municipal de deportes de Sant Francesc Xavier ante la explosión de júbilo de la grada, que en ningún momento dejó de animar a los suyos.

La alegría duró poco en las filas locales, ya que Demirovic, de nuevo, adelantaba a los suyos en el minuto 64 tras una contra que resolvió con la espuela en un detalle de calidad ante el que poco o nada pudo hacer el cancerbero Marcos Contreras.

Al Formentera le tocaba de nuevo remar a contracorriente. Fue valiente el conjunto de Tito García Sanjuán, que dio un paso adelante en el campo en busca del empate y, en varias acciones, puso contra las cuerdas a todo un Primera División como el Alavés, que, exigido, extremó las precauciones atrás sin renunciar al ataque a la contra.

Justamente fue así, en un contragolpe, como el Deportivo Alavés mató el partido y dio un paso importante para acceder a los cuartos de final de la Copa del Rey. Munir, en el minuto 80, bailó a los centrales del conjunto insular para acabar alojando el cuero en la red, lejos de los dominios del meta formenterense.

1-3. Cayeron de pie

Perdió el Formentera el primer asalto de los 1/8 de final de la Copa del Rey frente al Alavés, pero cayó de pie, con honor, dando la cara hasta el final y, pese a lo complicado de la empresa, sueña con repetir la gesta de San Mamés en el partido de vuelta. El conjunto de Tito García Sanjuán volvió a vivir una noche mágica copera, pese al adverso resultado y regaló a la afición casta y pundonor a raudales, además del histórico gol de Javi Rosa en el 57, que supuso el empate a un gol. No obstante, el joven delantero Demirovic, con su doblete (m. 35 y m. 69) y Munir, con un gran gol en el 80, se encargaron de frustrar las ilusiones de los rojinegros para dar ventaja al cuadro de Abelardo en una eliminatoria que se decidirá el próximo día 10 en Mendizorroza. Guillem Romaní/noudiari.es El Alavés ha encarrilado la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey al ganar al Formentera a domicilio por 1 a 3 en un partido muy igualado y en el que la mayor pegada y definición del equipo vasco ha resultado clave para la victoria. La continuidad del Formentera en la competición del k.o., por tanto, se pone muy cuesta arriba, aunque su papel en la misma está siendo excepcional. El Alavés arrancó el partido mandado en el campo, como no podía ser de otra manera. Tenía el balón y se sentía cómodo, aunque la posesión no se traducía en ocasiones de gol sobre la portería del cuadro local, al menos en la primera media hora. Con el paso de los minutos, sin embargo, las llegadas del conjunto del Pitu Abelardo fueron ganando peligrosidad. Wakaso lo intentaba por banda izquierda y sus pases al área eran un quebradero de cabeza para la zaga formenternse, aunque Javi Rosa, providencial, interceptaba una y otra vez, el último centro. El Alavés desequilibró la balanza en el minuto 35 de partido, con un buen centro de Víctor López desde la derecha que encontró la cabeza de Demirovic, que no perdonaba y marcaba por toda la escuadra el primer tanto del partido. Con el marcador a favor, el equipo vasco optó por contemporizar el juego y empezó a tocar el balón en la zona ancha sin mirar con tanta necesidad hacia la portería contraria. Casi al final del primer tiempo, se llevó un susto en un balón rematado por Gabri al palo izquierdo del meta tras una buena jugada de Riera por banda izquierda.
El marcador, no obstante, no se movería antes del descanso y los visitantes se marchaban a los vestuarios con 0-1. Tras la reanudación,. el Formentera dejó claro desde muy pronto que no iba a renunciar al partido ni a entregar la eliminatoria antes de tiempo. Así, Javi Rosa, en el minuto 56, remataba a la perfección un córner que se colaba picado en la portería del Alavés y situaba el empate en el luminoso del campo municipal de deportes de Sant Francesc Xavier ante la explosión de júbilo de la grada, que en ningún momento dejó de animar a los suyos. La alegría duró poco en las filas locales, ya que Demirovic, de nuevo, adelantaba a los suyos en el minuto 64 tras una contra que resolvió con la espuela en un detalle de calidad ante el que poco o nada pudo hacer el cancerbero Marcos Contreras. Al Formentera le tocaba de nuevo remar a contracorriente. Fue valiente el conjunto de Tito García Sanjuán, que dio un paso adelante en el campo en busca del empate y, en varias acciones, puso contra las cuerdas a todo un Primera División como el Alavés, que, exigido, extremó las precauciones atrás sin renunciar al ataque a la contra. Justamente fue así, en un contragolpe, como el Deportivo Alavés mató el partido y dio un paso importante para acceder a los cuartos de final de la Copa del Rey. Munir, en el minuto 80, bailó a los centrales del conjunto insular para acabar alojando el cuero en la red, lejos de los dominios del meta formenterense.

No hay comentarios

Dejar respuesta