Toni Curuné, en el 90, ha dado un punto a la Peña Independiente en el partido que le ha medido esta tarde al Luchador. Los naranjas de San Miguel, de esta manera, ponen fin a una racha negativa de resultados que le ha hecho perder los últimos tres encuentros. El conjunto verdiblanco, por su parte, continúa sin conocer la derrota esta temporada, una dinámica que le sitúa en la parte alta de la clasificación.

La estrategia le funcionó a las mil maravillas al plantel de Juan López, ya que Rafa, de falta directa, establecía el 1-0 para alegría de la afición local, que apenas ha podido celebrar triunfos esta campaña. El grupo de San Miguel, bien plantado en el terreno de juego, encontraba petróleo ante la frustación del Luchador, que tocaba más y mejor la pelota, pero que fallaba en la definición. Aún así, Pachón logró el gol del empate antes del descanso.

El mejor fútbol visitante mereció un tanto más y llegó gracias al talento de Aitor, que ponía por delante a los suyos y encarrilaba el triunfo ante una Peña Independiente bien plantada, pero tirando de un juego más directo que el de su rival. Los de San Antonio tuvieron claras ocasiones para matar el partido, pero fallaron en el remate y, en el último minuto, Curuné, también aprovechando la estrategia, daba un punto a su equipo, que toma oxígeno tras un mal inicio liguero.

2-2. Curuné salva los muebles

Toni Curuné, en el 90, ha dado un punto a la Peña Independiente en el partido que le ha medido esta tarde al Luchador. Los naranjas de San Miguel, de esta manera, ponen fin a una racha negativa de resultados que le ha hecho perder los últimos tres encuentros. El conjunto verdiblanco, por su parte, continúa sin conocer la derrota esta temporada, una dinámica que le sitúa en la parte alta de la clasificación. La estrategia le funcionó a las mil maravillas al plantel de Juan López, ya que Rafa, de falta directa, establecía el 1-0 para alegría de la afición local, que apenas ha podido celebrar triunfos esta campaña. El grupo de San Miguel, bien plantado en el terreno de juego, encontraba petróleo ante la frustación del Luchador, que tocaba más y mejor la pelota, pero que fallaba en la definición. Aún así, Pachón logró el gol del empate antes del descanso. El mejor fútbol visitante mereció un tanto más y llegó gracias al talento de Aitor, que ponía por delante a los suyos y encarrilaba el triunfo ante una Peña Independiente bien plantada, pero tirando de un juego más directo que el de su rival. Los de San Antonio tuvieron claras ocasiones para matar el partido, pero fallaron en el remate y, en el último minuto, Curuné, también aprovechando la estrategia, daba un punto a su equipo, que toma oxígeno tras un mal inicio liguero.

No hay comentarios

Dejar respuesta