El volante izquierdo, argentino de 29 años, debutó ayer con el Ciudad de Ibiza.
El volante izquierdo, argentino de 29 años, debutó ayer con el Ciudad de Ibiza.

David Alba Benito Montalvo es un chico de perfil bajo. Este joven argentino de 29 años ha venido a Ibiza para ayudar a su madre. “Estoy buscando trabajo”, explica. “Siempre laburé con mi mamá de cara al turista en un servicio de catering así que busco algo relacionado con este ámbito”, señala este joven, que habla cuatro idiomas. Sin embargo sólo un lenguaje, que no emite palabras, le ha traído al Ciudad de Ibiza. El mismo idioma que le ha servido para comunicarse en Argentina, Paraguay, Letonia y, ahora, España. Ese idioma es el fútbol.

Antes de venir a nuestra isla, el balón estuvo a punto de llevarle al Kruoja lituano, pero una falta de diligencia de los clubes al tramitar el tránsfer le dejó en fuera de juego. Y ahí, en la encrucijada en la que la vida a veces nos deja, agarró las maletas y partió hacia el Mediterráneo. Su madre, que tuvo que vender su negocio en Argentina para poder afincarse en Ibiza hace un año, le esperaba con los brazos abiertos. “Muchas veces, por amor al fútbol, tomé decisiones equivocadas guiado por la emoción y confié en gente que me llevó por el mal camino”, lamenta el futbolista, que agradece la confianza de Ibon Begoña, de David Torres y del “profe” Andrés.

Benito lució su gran calidad en el centro del campo.
Benito lució su gran calidad en el centro del campo.

Sin embargo, a pesar de las equivocaciones, la carrera de este jugador es impresionante. Su trayectoria, que está llena de altibajos, nació en el Instituto de Córdoba argentino, el mismo club que dio a conocer a dos leyendas del fútbol sudamericano como Mario Alberto Kempes y Osvaldo Ardiles (para los menos duchos en cine, Ardiles participó en la película ‘Evasión o victoria’ junto a Michael Caine, Sylvester Stallone y Pelé) y llegó a jugar en el histórico Cerro Porteño paraguayo. Preguntado a este respecto, el jugador -con humildad- prefiere no hablar demasiado de su pasado. “Con el fútbol no hice dinero”, señala con total franqueza Montalvo, que quiere aportar su “granito de arena” al resucitado Ciudad de Ibiza. “Tienen un grupo consolidado y son buena gente”, destaca.

A este respecto, observa que la diferencia más importante entre un club profesional y un equipo en el que sus jugadores tienen que dar prioridad a la vida laboral es que “la forma de trabajar se adapta a estas condiciones y todos aportan desde sus posibilidades”. “Así se hace más importante el grupo y su unidad”, afirma el cordobés. No obstante, Benito, que apenas lleva tres semanas en la isla, pertenece a esa suerte de producción de zurdos en la que se especializó el fútbol argentino junto a la creación de mediocentros (o “cincos”). Este interior izquierdo, a buen seguro, hará lo que mejor sabe hacer y servirá en bandeja de plata mucho goles en la preferente ibicenca. Como diría el fallecido Andrés Montes, bienvenido Mr Catering.


Bienvenido Mr Catering

El volante izquierdo, argentino de 29 años, debutó ayer con el Ciudad de Ibiza.
El volante izquierdo, argentino de 29 años, debutó ayer con el Ciudad de Ibiza.
David Alba Benito Montalvo es un chico de perfil bajo. Este joven argentino de 29 años ha venido a Ibiza para ayudar a su madre. "Estoy buscando trabajo", explica. "Siempre laburé con mi mamá de cara al turista en un servicio de catering así que busco algo relacionado con este ámbito", señala este joven, que habla cuatro idiomas. Sin embargo sólo un lenguaje, que no emite palabras, le ha traído al Ciudad de Ibiza. El mismo idioma que le ha servido para comunicarse en Argentina, Paraguay, Letonia y, ahora, España. Ese idioma es el fútbol.Antes de venir a nuestra isla, el balón estuvo a punto de llevarle al Kruoja lituano, pero una falta de diligencia de los clubes al tramitar el tránsfer le dejó en fuera de juego. Y ahí, en la encrucijada en la que la vida a veces nos deja, agarró las maletas y partió hacia el Mediterráneo. Su madre, que tuvo que vender su negocio en Argentina para poder afincarse en Ibiza hace un año, le esperaba con los brazos abiertos. "Muchas veces, por amor al fútbol, tomé decisiones equivocadas guiado por la emoción y confié en gente que me llevó por el mal camino", lamenta el futbolista, que agradece la confianza de Ibon Begoña, de David Torres y del "profe" Andrés.
Benito lució su gran calidad en el centro del campo.
Benito lució su gran calidad en el centro del campo.
Sin embargo, a pesar de las equivocaciones, la carrera de este jugador es impresionante. Su trayectoria, que está llena de altibajos, nació en el Instituto de Córdoba argentino, el mismo club que dio a conocer a dos leyendas del fútbol sudamericano como Mario Alberto Kempes y Osvaldo Ardiles (para los menos duchos en cine, Ardiles participó en la película 'Evasión o victoria' junto a Michael Caine, Sylvester Stallone y Pelé) y llegó a jugar en el histórico Cerro Porteño paraguayo. Preguntado a este respecto, el jugador -con humildad- prefiere no hablar demasiado de su pasado. "Con el fútbol no hice dinero", señala con total franqueza Montalvo, que quiere aportar su "granito de arena" al resucitado Ciudad de Ibiza. "Tienen un grupo consolidado y son buena gente", destaca.A este respecto, observa que la diferencia más importante entre un club profesional y un equipo en el que sus jugadores tienen que dar prioridad a la vida laboral es que "la forma de trabajar se adapta a estas condiciones y todos aportan desde sus posibilidades". "Así se hace más importante el grupo y su unidad", afirma el cordobés. No obstante, Benito, que apenas lleva tres semanas en la isla, pertenece a esa suerte de producción de zurdos en la que se especializó el fútbol argentino junto a la creación de mediocentros (o "cincos"). Este interior izquierdo, a buen seguro, hará lo que mejor sabe hacer y servirá en bandeja de plata mucho goles en la preferente ibicenca. Como diría el fallecido Andrés Montes, bienvenido Mr Catering.

4 Comentarios

Dejar respuesta