El campus del CE Insular se desarrollará desde el 29 de junio hasta el 31 de julio.
El campus del CE Insular se desarrollará desde el 29 de junio hasta el 31 de julio.

noudiari.es El fútbol es un trabajo de equipo. Así debería ser siempre y así lo entiende Daniel Angulo Tur, técnico, entrenador y maestro de educación especial. Desde septiembre de la temporada pasada lleva trabajando con un equipo, pero ahora el proyecto que tiene entre manos va aún más allá que el juego limitado al campo.

Este verano ha asumido la gestión y coordinación del campus del club C.E. Insular, que tendrá lugar los lunes, miércoles y viernes de 18.00 a 20.00;  cuya filosofía se centrará en la integración e inclusión social y globalizada en la que todo el mundo tiene cabida. Así, esta iniciativa pretende enseñar, a los más pequeños, los valores de la vida a través del fútbol.

“No se promueve, por tanto, la competitividad desde el punto de vista de buscar al mejor sino el hecho de aprender valorando el proceso, el esfuerzo y el camino”, comenta Angulo, quien por sus estudios de educador social considera muy relevante el hecho de construir un sistema democrático en el que todos puedan intervenir, dar su opinión y adaptarlo a ellos mismos.

La duración de este campus abarca desde el 29 de junio hasta el 31 de julio, aunque la inscripción se cerrará el 12 de este mes y tendrá un coste de 80 euros. Contará con un total de 48 plazas, en las que habrá niños comprendidos entre los 7 y los 14 años, que serán organizados en grupos reducidos para conseguir un mayor perfeccionamiento técnico y táctico, sin dejar de lado la formación complementaria.

Además de 4 entrenadores, habrá también otros 4 ayudantes, de los cuales dos serán personas con discapacidad pertenecientes a ADDIF (Asociación Deportiva de Discapacitados de Ibiza y Formentera); quienes también van a contar con numerosas responsabilidades y cuya función será la de controlar y ser un referente para los chicos. “De esta manera, también los chavales aprenden que todos, independientemente de cómo seamos, tenemos cabida en este deporte”, concluye Angulo.

El fútbol como escuela integradora en el campus del Insular

El campus del CE Insular se desarrollará desde el 29 de junio hasta el 31 de julio.
El campus del CE Insular se desarrollará desde el 29 de junio hasta el 31 de julio.
noudiari.es El fútbol es un trabajo de equipo. Así debería ser siempre y así lo entiende Daniel Angulo Tur, técnico, entrenador y maestro de educación especial. Desde septiembre de la temporada pasada lleva trabajando con un equipo, pero ahora el proyecto que tiene entre manos va aún más allá que el juego limitado al campo. Este verano ha asumido la gestión y coordinación del campus del club C.E. Insular, que tendrá lugar los lunes, miércoles y viernes de 18.00 a 20.00;  cuya filosofía se centrará en la integración e inclusión social y globalizada en la que todo el mundo tiene cabida. Así, esta iniciativa pretende enseñar, a los más pequeños, los valores de la vida a través del fútbol. “No se promueve, por tanto, la competitividad desde el punto de vista de buscar al mejor sino el hecho de aprender valorando el proceso, el esfuerzo y el camino”, comenta Angulo, quien por sus estudios de educador social considera muy relevante el hecho de construir un sistema democrático en el que todos puedan intervenir, dar su opinión y adaptarlo a ellos mismos. La duración de este campus abarca desde el 29 de junio hasta el 31 de julio, aunque la inscripción se cerrará el 12 de este mes y tendrá un coste de 80 euros. Contará con un total de 48 plazas, en las que habrá niños comprendidos entre los 7 y los 14 años, que serán organizados en grupos reducidos para conseguir un mayor perfeccionamiento técnico y táctico, sin dejar de lado la formación complementaria. Además de 4 entrenadores, habrá también otros 4 ayudantes, de los cuales dos serán personas con discapacidad pertenecientes a ADDIF (Asociación Deportiva de Discapacitados de Ibiza y Formentera); quienes también van a contar con numerosas responsabilidades y cuya función será la de controlar y ser un referente para los chicos. “De esta manera, también los chavales aprenden que todos, independientemente de cómo seamos, tenemos cabida en este deporte”, concluye Angulo.

No hay comentarios

Dejar respuesta