Puet saluda al formenterense Mourad en el último derbi.

Se puede decir más alto, pero no más claro. “A ver si el San Rafael, que ya no se juega nada, nos echa una manita”. Son las palabras del atlético Puet a pocos días del derbi que jugarán en can Misses Isleño y San Rafael (domingo a las 18:00 horas). El delantero no se corta ni un pelo y no le tiembla el pulso a la hora de pedir la colaboración del conjunto que entrena Vicente Román, que, aunque matemáticamente tiene opciones de meterse entre los cuatro primeros, virtualmente lo tiene muy complicado, por no decir imposible. Por su parte, los de Vila, a falta de tres jorndas, no han sellado la permanencia y si no suman de tres en tres de aquí al final tienen muchas papeletas para bajar a Regional.

“Tendríamos que ayudarnos los equipos de Ibiza porque a nosotros últimamente nos están perjudicando los árbitros. Realmente, estamos viendo cosas raras, que no son normales. Da la sensación que los colegiados aplican un reglamento diferente para el Isleño. Podrían ser algo más imparciales. Que no nos den, pero que tampoco nos quiten”, afirma el delantero.
Puet sabe que el partido no será un paseo de rosas y que el equipo tendrá que sudar sangre para sacar algo positivo, pero considera que el colectivo rafeler, con todo el pescado vendido esta temporada, afrontará el derbi con menos tensión y ambición, circunstancia “que debemos tratar de aprovechar para conseguir un triunfo que nos dé vidilla en la tabla”.
El de San Antonio es el único delantero con el que cuenta el entrenador David Torres para lo que queda de Liga. “No hay otro 9, así que jugaré yo como hombre más adelantado”, explica Puet, que añade: “No es una posición que me guste, pero es lo que hay. Prefiero la demarcación de mediapunta, en la que puedo explotar mucho más mis cualidades”.
El deseo del atacante no es otro que acabar la campaña con el equipo en Tercera, pero matiza que el grupo ha perdido algo de fe y que, incluso, a veces son muy pocos los que acuden a las sesiones preparatorias. “Ahora sólo tenemos tres entrenos a la semana y a veces, como mucho, somos diez u once jugadores”, indica Puet, que, sin embargo, recalca: “Somos pocos, pero buenos”.
“El año se está haciendo muy largo por todos los problemas que hemos tenido, así ya hay ganas de que finalice la competición. Y esperemos que salvemos al equipo. Después, que la directiva haga lo que quiera, pero nosotros, los jugadores, habremos cumplido”, prosigue el sanantoniense, que también valoró el poco apoyo de la afición cuando el equipo juega en casa. “La verdad que es un poco triste. Muchas veces se ha echado en falta más gente en la grada, pero también he de decir que tal y como están las cosas y con la clasificación que tenemos también se agradece no tener personas que puedan criticarnos. Al final y el resumen de todo esto es que jugamos para nosotros”, concluye un más que sincero Puet.

Puet: “A ver si el San Rafael nos echa una manita”

Puet saluda al formenterense Mourad en el último derbi.
Se puede decir más alto, pero no más claro. "A ver si el San Rafael, que ya no se juega nada, nos echa una manita". Son las palabras del atlético Puet a pocos días del derbi que jugarán en can Misses Isleño y San Rafael (domingo a las 18:00 horas). El delantero no se corta ni un pelo y no le tiembla el pulso a la hora de pedir la colaboración del conjunto que entrena Vicente Román, que, aunque matemáticamente tiene opciones de meterse entre los cuatro primeros, virtualmente lo tiene muy complicado, por no decir imposible. Por su parte, los de Vila, a falta de tres jorndas, no han sellado la permanencia y si no suman de tres en tres de aquí al final tienen muchas papeletas para bajar a Regional. "Tendríamos que ayudarnos los equipos de Ibiza porque a nosotros últimamente nos están perjudicando los árbitros. Realmente, estamos viendo cosas raras, que no son normales. Da la sensación que los colegiados aplican un reglamento diferente para el Isleño. Podrían ser algo más imparciales. Que no nos den, pero que tampoco nos quiten", afirma el delantero. Puet sabe que el partido no será un paseo de rosas y que el equipo tendrá que sudar sangre para sacar algo positivo, pero considera que el colectivo rafeler, con todo el pescado vendido esta temporada, afrontará el derbi con menos tensión y ambición, circunstancia "que debemos tratar de aprovechar para conseguir un triunfo que nos dé vidilla en la tabla". El de San Antonio es el único delantero con el que cuenta el entrenador David Torres para lo que queda de Liga. "No hay otro 9, así que jugaré yo como hombre más adelantado", explica Puet, que añade: "No es una posición que me guste, pero es lo que hay. Prefiero la demarcación de mediapunta, en la que puedo explotar mucho más mis cualidades". El deseo del atacante no es otro que acabar la campaña con el equipo en Tercera, pero matiza que el grupo ha perdido algo de fe y que, incluso, a veces son muy pocos los que acuden a las sesiones preparatorias. "Ahora sólo tenemos tres entrenos a la semana y a veces, como mucho, somos diez u once jugadores", indica Puet, que, sin embargo, recalca: "Somos pocos, pero buenos". "El año se está haciendo muy largo por todos los problemas que hemos tenido, así ya hay ganas de que finalice la competición. Y esperemos que salvemos al equipo. Después, que la directiva haga lo que quiera, pero nosotros, los jugadores, habremos cumplido", prosigue el sanantoniense, que también valoró el poco apoyo de la afición cuando el equipo juega en casa. "La verdad que es un poco triste. Muchas veces se ha echado en falta más gente en la grada, pero también he de decir que tal y como están las cosas y con la clasificación que tenemos también se agradece no tener personas que puedan criticarnos. Al final y el resumen de todo esto es que jugamos para nosotros", concluye un más que sincero Puet.

No hay comentarios

Dejar respuesta