Este domingo, el Ibiza afronta en Can Misses (12:00 horas) el partido de ida de la final del play-off ante el Levente B después de eliminar al Algeciras y al Getafe B. El equipo de Rufete, tras una dura y complicada temporada, llega al final del camino con el objetivo del ascenso a Segunda B a un paso y ahora más que nunca necesita el aliento de la afición. Hasta ahora, la marea celeste ha llenado los asientos del estadio de Vila y se ha dejado la garganta animando a los guerreros unionistas y el próximo fin de semana no puede ser diferente. Los Cirio, Ramos, Terán, Cruz y compañía necesitan que la gente de la isla venga al campo de fútbol para ser el jugador número 12 porque con el apoyo del público lograr un buen resultado para encarar la vuelta será mucho más asequibles ante un rival que no pondrá las cosas nada fáciles. Can Misses tiene que ser una fiesta, una pequeña bombonera repleta de espectadores vestidos de azul, levantando sus bufandas al viento. La isla entera se juega la temporada que viene tener un representante en el fútbol de bronce y no podemos fallar al Ibiza, que se dejará el alma sobre el verde para poder brindar con todos nosotros el ascenso. Este domingo, todos tenemos que ser del Ibiza más que nunca porque como dice el entrenador Rufete “equipo y afición están unidos para escribir juntos la historia del club”.

Todos somos el Ibiza

Este domingo, el Ibiza afronta en Can Misses (12:00 horas) el partido de ida de la final del play-off ante el Levente B después de eliminar al Algeciras y al Getafe B. El equipo de Rufete, tras una dura y complicada temporada, llega al final del camino con el objetivo del ascenso a Segunda B a un paso y ahora más que nunca necesita el aliento de la afición. Hasta ahora, la marea celeste ha llenado los asientos del estadio de Vila y se ha dejado la garganta animando a los guerreros unionistas y el próximo fin de semana no puede ser diferente. Los Cirio, Ramos, Terán, Cruz y compañía necesitan que la gente de la isla venga al campo de fútbol para ser el jugador número 12 porque con el apoyo del público lograr un buen resultado para encarar la vuelta será mucho más asequibles ante un rival que no pondrá las cosas nada fáciles. Can Misses tiene que ser una fiesta, una pequeña bombonera repleta de espectadores vestidos de azul, levantando sus bufandas al viento. La isla entera se juega la temporada que viene tener un representante en el fútbol de bronce y no podemos fallar al Ibiza, que se dejará el alma sobre el verde para poder brindar con todos nosotros el ascenso. Este domingo, todos tenemos que ser del Ibiza más que nunca porque como dice el entrenador Rufete "equipo y afición están unidos para escribir juntos la historia del club".

No hay comentarios

Dejar respuesta