Así quedó Jaume tras el golpe que recibió.

El partido de la pasada jornada entre el Portmany y el Rapid Bfit de la Liga Preferente juvenil (1-1) no tuvo un final feliz para Jaume Mir, central del equipo amarillo. Un salto por hacerse con un balón aéreo entre el defensa y el centrocampista rojillo Javi Bufí en el minuto 75 acabó con el zaguero tumbado sobre la hierba con un dolor brutal como consecuencia del golpe que se llevó en la cara. No era para menos, ya que en la acción, el portmanyista le rompió la ceja, además de causarle un importante traumatismo en el ojo y el pómulo.
El colegiado expulsó inmediatamente con roja directa a Javi, que ya tenía una amarilla, y Jaume, que aún lesionado estaba dispuesto a acabar el encuentro, tuvo que ser trasladado a un centro saniatario para que le curasen. Al final, al ibicenco le pusieron ocho puntos de sutura en la ceja y uno más en la cara. Muchos hablan de que el futbolista del Portmany, a quien se le ha sancionado con un partido, actuó con mala leche y que pegó intencionadamente a su compañero, pero Javi asegura todo lo contrario. “No agredí queriendo a Jaume. Le di un golpe de manera involuntaria, a pesar de lo que pueda pensar la gente. Saltamos los dos y, desafortunadamente, le golpeé, pero fue sin querer. En ningún momento quise herirle. No me considero un jugador agresivo. Además, qué mal voy a querer desear a un futbolista con quien he compartido muchos momentos fuera de los terrenos de juego y que es amigo mio”, explica el mediocentro.
Javi siempre se preocupó del estado de Jaume. “Le pedí disculpas tanto en el terreno de juego como después. Le llamé por teléfono y le dije que lo sentía, que había sido una acción involuntaria y que jamás le di con intención de hacerle daño”, subraya el jugador del Portmany, quien, por cierto, también está convaleciente, aunque por un problema en la rodilla. “El martes pasado, durante el entrenamiento, me la dañé y está inflamada. No sé que tengo, pero igual me tienen que practicar una  resonancia. Espero que no sea nada grave”, comenta.

Jaume: “Son cosas del juego”
Jaume Mir, por su parte, cree en la buena fe de su compeñero en el salto. “Sé que no lo hizo queriendo. Son cosas que pasan en partidos tan intensos como el que jugamos. Fuimos los dos a por el balón y entró con el codo, pero se arrepintió en el momento y me telefoneó para pedirme perdón y para interesarse por mí”, sotiene el defensa del Rapid, que añade: “También me llamaron otros jugadores del Portmany, así como su entrenador, Maymó. La verdad es que  lo agradecí, pero lo que me ocurrió son cosas del juego”.
El central ya se encuentra mejor. De hecho, ayer miércoles ya acudió a entrenar, aunque con una protección. “La verdad es que he estado bastante jodido, pero este tema ya está olvidado y ahora toca pensar en los próximos encuentros. No le guardo rencor a Javi por esto. Además, le he perdonado, ya que aparte de ser rivales en la hierba somos colegas fuera”, concluye Jaume.

Javi Bufí: “No agredí a Jaume. Le di un golpe de manera involuntaria”

Así quedó Jaume tras el golpe que recibió.

El partido de la pasada jornada entre el Portmany y el Rapid Bfit de la Liga Preferente juvenil (1-1) no tuvo un final feliz para Jaume Mir, central del equipo amarillo. Un salto por hacerse con un balón aéreo entre el defensa y el centrocampista rojillo Javi Bufí en el minuto 75 acabó con el zaguero tumbado sobre la hierba con un dolor brutal como consecuencia del golpe que se llevó en la cara. No era para menos, ya que en la acción, el portmanyista le rompió la ceja, además de causarle un importante traumatismo en el ojo y el pómulo.
El colegiado expulsó inmediatamente con roja directa a Javi, que ya tenía una amarilla, y Jaume, que aún lesionado estaba dispuesto a acabar el encuentro, tuvo que ser trasladado a un centro saniatario para que le curasen. Al final, al ibicenco le pusieron ocho puntos de sutura en la ceja y uno más en la cara. Muchos hablan de que el futbolista del Portmany, a quien se le ha sancionado con un partido, actuó con mala leche y que pegó intencionadamente a su compañero, pero Javi asegura todo lo contrario. "No agredí queriendo a Jaume. Le di un golpe de manera involuntaria, a pesar de lo que pueda pensar la gente. Saltamos los dos y, desafortunadamente, le golpeé, pero fue sin querer. En ningún momento quise herirle. No me considero un jugador agresivo. Además, qué mal voy a querer desear a un futbolista con quien he compartido muchos momentos fuera de los terrenos de juego y que es amigo mio", explica el mediocentro.
Javi siempre se preocupó del estado de Jaume. "Le pedí disculpas tanto en el terreno de juego como después. Le llamé por teléfono y le dije que lo sentía, que había sido una acción involuntaria y que jamás le di con intención de hacerle daño", subraya el jugador del Portmany, quien, por cierto, también está convaleciente, aunque por un problema en la rodilla. "El martes pasado, durante el entrenamiento, me la dañé y está inflamada. No sé que tengo, pero igual me tienen que practicar una  resonancia. Espero que no sea nada grave", comenta.

Jaume: "Son cosas del juego"
Jaume Mir, por su parte, cree en la buena fe de su compeñero en el salto. "Sé que no lo hizo queriendo. Son cosas que pasan en partidos tan intensos como el que jugamos. Fuimos los dos a por el balón y entró con el codo, pero se arrepintió en el momento y me telefoneó para pedirme perdón y para interesarse por mí", sotiene el defensa del Rapid, que añade: "También me llamaron otros jugadores del Portmany, así como su entrenador, Maymó. La verdad es que  lo agradecí, pero lo que me ocurrió son cosas del juego".
El central ya se encuentra mejor. De hecho, ayer miércoles ya acudió a entrenar, aunque con una protección. "La verdad es que he estado bastante jodido, pero este tema ya está olvidado y ahora toca pensar en los próximos encuentros. No le guardo rencor a Javi por esto. Además, le he perdonado, ya que aparte de ser rivales en la hierba somos colegas fuera", concluye Jaume.


No hay comentarios

Dejar respuesta